Timber by EMSIEN-3 LTD
Devocionales

0 1079
Clergymen attend a mass celebrated by Pope Francis (C) at the site known as the Cenacle, or Upper Room, bringing into sharp focus a decades-long debate over prayer rites at the site where Christians believe Jesus had his Last Supper on May 26, 2014 in Jerusalem's Old City. Pope Francis called for people of all faiths to have access to often hotly-contested sacred sites in Jerusalem, on the final day of his whirlwind Middle East trip. AFP PHOTO/ POOL / JACK GUEZ

 Beneficios de la oración

¿Por qué razón es esencial la oración? He aquí 4 razones más breves que conozco:

PRIMERO: La oración me hace aguardar.

No puedo rezar y trabajar al mismo tiempo. Debo aguardar hasta el momento en que finalice la oración para actuar. La oración me obliga a abandonar la situación en las manos de Dios; me hace esperar. Las Sagradas Escrituras dice:

¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas en mí? Espera en Dios; porque aún he de loarle, salvación mía y Santo dios. Salmos 42:5.

Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti va a ser confundido; van a ser abochornados los que se rebelan sin causa. Cánticos 25:3.

SEGUNDO: La oración aclara mi visión. (Lee la liberación de Agar y también I. en Génesis 21:15-21)

En el sitio donde radico, Santa Cruz Barillas Huehuetenango, se manifiesta de forma frecuente un fenómeno relacionado con lo variable de las condiciones atmosféricas, por causa de su localización justo en la cuenca del Cambalam. Por ser un sitio tan único y peculiar en sus condiciones climáticas, por las mañanas se cierne una espesa neblina que sube desde el Río Ixcán, Río Amelco, Río Crinolina y Río Cambalam, hasta que el sol se hace cargo de deshacer la niebla.

Eso es lo que hace la oración. Cuando uno se enfrenta a una situación ¿no está todo anubarrado? La oración se hace cargo de deshacer esa neblina. Tu visión de aclara para que puedas ver por medio de los ojos de Dios.

TERCERO: La oración calma mi corazón.

Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará el día de hoy con vosotros; porque los egipcios que el día de hoy habéis visto, nunca más para siempre los vais a ver. Jehová va a pelear por vosotros, y vosotros estaréis apacibles. Éxodo 14:13,14.

No puedo preocuparme y orar al tiempo. Hago la una cosa o la otra. La oración me tranquiliza. Reemplaza a la ansiedad por un espíritu calmado. ¡No se puede dar golpes con las rodillas cuando estamos arrodillados!

CUARTO: La oración activa mi fe.

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os va a abrir. Por el hecho de que todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le va a abrir. San Mateo 7:7,8. (Itálicas mías)

Luego de orar estoy más inclinado a confiar en Dios. ¡Y de qué manera soy de roñoso, negativo y crítico, cuando no oro! La oración enciende la fe.

No llenemos sencillamente los márgenes de la Sagrada Escritura con palabras y pensamientos relacionados con las maneras en que un cristiano ora. ¡Hagámoslo! No nos detengamos simplemente en una estéril teología de la oración. ¡Recemos! La oración fue el paso primordial que dio Nehemías en su marcha hacia la dirección efectiva.

  • ¿Encontraste ríos que crees insalvables?
  • ¿Montañas en las que no puedes abrir túneles?
  • Dios se especializa en las cosas que crees imposibles.
  • Él hace lo que otros no pueden hacer.

El Señor es el especialista que precisamos en estas experiencias insuperables e imposibles. Él se recrea en efectuar lo que nosotros no podemos. Pero Él espera que clamemos. Espera que le hagamos la petición. Nehemías solicitó rápidamente la ayuda. Su situación favorita cuando se hallaba en problemas era la situación de rodillas.

¿Cuál es la tuya, estimado lector?

Siguenos y compartenos en Facebook

0 844
Clergymen attend a mass celebrated by Pope Francis (C) at the site known as the Cenacle, or Upper Room, bringing into sharp focus a decades-long debate over prayer rites at the site where Christians believe Jesus had his Last Supper on May 26, 2014 in Jerusalem's Old City. Pope Francis called for people of all faiths to have access to often hotly-contested sacred sites in Jerusalem, on the final day of his whirlwind Middle East trip. AFP PHOTO/ POOL / JACK GUEZ

Cuando era más niño me encantaba ir a adquirir la despensa con mi madre y recuerdo la primera vez que me dijo qué cereal deseas adquirir. A nivel personal si bien no lo creas, fue lo más emocionante en ese entonces.

A lo mejor te preguntarás, ¿Por qué razón? Bueno la verdad era porque era mi oportunidad de adquirir el cereal que trajera un juguete dentro: UN PREMIO, y la verdad solo escogía el cereal de ahí que. De igual modo me compraba los chocolates que traían un premio dentro por lo mismo era apasionante pensar en lo que iba a salir.

Como hijos de Dios tenemos un premio adentro, que es a Jesucristo nuestro S. y es un premio que debemos compartir con los demás. La Biblia dice:

«El espíritu de Dios está sobre mí, porque Dios me escogió y me mandó para dar buenas noticias a los pobres, para consolar a los afligidos, y para anunciarles a los presos que pronto van a quedar en libertad. »Dios también me mandó para anunciar: Éste es el tiempo que Dios escogió para darnos salvación, y para vengarse de nuestros enemigos”. (Isaías 61:1-2 TLA)

Así que, es tiempo que salgamos y demos a conocer ese premio que tenemos, a aquellos que aún no lo tienen y lo precisan. Es tiempo de salir y llevar las buenas nuevas, pararnos de la computadora, dejar la televisión para más tarde, tiempo de pararnos del sofá y predicas las buenas nuevas.

Jorge Ricardo Rivera. Twitter.com/_jorgerrz

Siguenos y compartenos en Facebook

1 884

¿Qué escuchas en el momento en que te imaginas la voz de Dios cantando?

Oigo el estruendo de las cataratas del Niágara mezclado con el hilo de un musgoso riachuelo montañés. Escucho el soplar del monte Santa Helena junto con el susurro de un gatito. Oigo el poder de un huracán de la costa este y la prácticamente inaudible nevada nocturna en los bosques.

Y escucho el rugir impensable del sol, de ochocientos sesenta y cinco mil millas de espesor, mil trescientos veces más grande que la tierra, y fuego, solo fuego, 1.000.000 de grados centígrados en la superficie más fría de la corona. Mas escucho este inimaginable rugir mezclado con el templados crujir de la leña en la sala de estar en una agradable noche de invierno.

Me detengo pasmado, tambaleante, sin habla, de que él esté cantando para mí, uno que lo ha deshonrado en tantas ocasiones y de tantas formas. Es casi excesivamente bueno para ser verdad. Él se regocija en mi bien con su corazón y su ánima. Él virtualmente rompe a cantar cuando encuentra otra forma de hacerme bien.

Siguenos y compartenos en Facebook

0 782
Clergymen attend a mass celebrated by Pope Francis (C) at the site known as the Cenacle, or Upper Room, bringing into sharp focus a decades-long debate over prayer rites at the site where Christians believe Jesus had his Last Supper on May 26, 2014 in Jerusalem's Old City. Pope Francis called for people of all faiths to have access to often hotly-contested sacred sites in Jerusalem, on the final day of his whirlwind Middle East trip. AFP PHOTO/ POOL / JACK GUEZ

Malaquías 3:10-11: Traed todos los diezmos al alfolí y haya comestible en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé asimismo por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

Siguenos y compartenos en Facebook

0 1212

Pienso en el José, de las Sagradas Escrituras. Ese José a quien sus hermanos lo odiaban y quisieron matarlo, pero más bien decidieron venderlo como un esclavo con gente de un país que ni tan siquiera conocía el idioma, inmerecidamente acusado de violación y echado en una prisión y olvidado.

Cuidado a quién pisas al subir porque quizás te lo encuentres al bajar

Pero a pesar de ello tuvo una actitud positiva pues Dios estaba con él y de hecho Dios estaba en acción dirigiendo tras el telón la vida de José. Dios lo estaba formando para la grandeza, y como escribe A. W. Tozer en su libro titulado El sostén del justo: Es poco probable que Dios pueda bendecir grandemente a un hombre ya antes de haberlo herido profundamente”.

En su mayor parte, las experiencias de J. habían sido tristes. Si bien es cierto fue un privilegiado, su vida estuvo lleno de frustraciones, maltratos y rechazo, y asimismo de miedos, falsas acusaciones, esclavitud, encarcelamiento y abandono.

Después de un par de años completos en la cárcel, José tuvo un memento definitivo en su vida, en un día que parecía ser igual a cualquier otro. El rey del país tuvo 2 sueños con la misma interpretación y por último acá empieza a traslucirse la promoción de Dios en la vida de José. Él se presentó ante la corte real y también hizo la siguiente declaración: No está en mí. Dios responderá para el bienestar del Faraón. (Génesis 45:15,16).

José estaba allá de pie, delante de él, llenando todos y cada uno de los requisitos. Pero aún de esta manera, cuando le pareció oportuno ofrecer sus servicios se contuvo. No obstante, el rey faraón sabía que José era el hombre ideal para dirigir la tarea de recolectar la rebosante cosecha a lo largo de los siete años de abundancia y distribuirla a todo el pueblo a lo largo de los otros 7 años de escasez que proseguirían.

¿Quién no se siente impresionado por la templanza de J.? Se negó a manipular el instante o bien hacer alguna insinuación de que era el indicado. Simplemente se quedó parado y aguardó. De alguna forma, por la soledad de sus años recientes, descuidado y olvidado en la prisión, había aprendido a dejar que el Señor hiciese su voluntad en su tiempo perfecto, en lo que se refiere a sus propósitos. Por no tener ambiciones egoístas se negó a promoverse a sí mismo. ¡Qué excepcional!

¿Cuántos de nosotros hemos manipulado o bien tramado las circunstancias para lograr lo que queremos, desplazando a muchos a codazos o pisándolos para tratar de subir al puesto que ostentamos, solamente para lamentarlo después? Uno de los recuerdos más vergonzosos que muchas personas tienen, es el día que lograron lo que habían querido, maquinado o manipulado, solo para ver que eso se le desintegraba en sus manos. Esa no era la clase de promoción que José deseaba.

Si Dios estaba en el tema, lo haría. Eso fue lo que exactamente sucedió acá. Dios estaba en ello, y Dios lo hizo. Emulando lo que afirma Génesis 41:39-42, faraón le dijo a José: Pues Dios te ha hecho saber todo esto, no hay ninguna persona tan entendido ni sabio como . Por lo tanto, te pongo al mando de todo. A la única persona que rendirás cuenta, la única persona con más autoridad que , seré yo. Vas a ser segundo en el mando. Eres ahora mi primer ministro”. Dios vio en José oro.

El faraón extendió su mano, la movió de un extremo a otro para incluir todo el amplio territorio de Egipto, y dijo: Todo es tuyo, José”. Luego se quitó el anillo y lo puso en la mano de José. El anillo en aquel momento era la tarjeta de crédito ilimitada que usaban. Era la manera que tenía el rey para sellar las facturas, las leyes o cualquiera otra cosa que él quisiera verificar o bien validar, lo hacía con su sello. J. tenía ahora ese anillo en su dedo, colocado allí por el faraón mismo. La promoción de J. al estilo cenicienta fue increíble. Pero cuando Dios determina el instante adecuado, de esta manera es la forma como él actúa.

REFLEXIÓN:

Solo Dios puede sostenerlo vivo y sacarlo de su encierro. Solo Dios puede retribuirle por su fidelidad. Si ya lo ha hecho, sea agradecido, no orgulloso. Recuerde, con humildad, que fue Dios quien lo puso allí.

Algunos de están a puntito de ser promovidos y no lo saben, porque Dios no anuncia por anticipado sus nombramientos. Lo que tiene que hacer, mientras espera, es opinar en sus promesas. Es demasiado insolente si nos dedicamos a manipular a otros para conseguir lo que deseamos. Es muy aberrante si nos empeñamos a pisar el cuello de otros para lograr ese puesto o la altura que anhelamos. Querido, deje que Dios lo fomente y aunque esté en la oscuridad de su cárcel, confíe, por fe, que traerá la luz de un nuevo amanecer. En el invierno de su descontento, crea que va a haber una primavera.

El Dios de J. permanecerá junto a nosotros a lo largo de los días de encierro; no nos desamparará ni se olvidará de nosotros. Él va a estar con nosotros en la noche más oscura, recordándonos sigilosamente la promesa de la luz de la mañana.

José aprendió que un corazón contrito y humillado no es el fin, sino más bien el comienzo. Descubrió, golpeado y deshecho por los golpes de la frustración y de los sueños no efectuados, que Dios jamás se apartó de su lado. Cuando acabó la consternación, J. había sido refinado, y salió como el oro. Se había convertido en una persona más estable, virtuosa y de un carácter más fuerte. Las promesas de Dios son para nosotros tanto lo fueron para J.. Su gracia prosigue actuando.

¡Sus tiernas misericordias nos acompañan desde el foso hasta el pináculo más alto!

Siguenos y compartenos en Facebook

RANDOM POSTS

0 710
Treinta y cinco mil millones de dólares fue el costo de la farmacéutica Teva Pharm, -entre las compañías más grandes de Israel-, que...