Beneficios de la oración

Beneficios de la oración

0 989
Clergymen attend a mass celebrated by Pope Francis (C) at the site known as the Cenacle, or Upper Room, bringing into sharp focus a decades-long debate over prayer rites at the site where Christians believe Jesus had his Last Supper on May 26, 2014 in Jerusalem's Old City. Pope Francis called for people of all faiths to have access to often hotly-contested sacred sites in Jerusalem, on the final day of his whirlwind Middle East trip. AFP PHOTO/ POOL / JACK GUEZ

 Beneficios de la oración

¿Por qué razón es esencial la oración? He aquí 4 razones más breves que conozco:

PRIMERO: La oración me hace aguardar.

No puedo rezar y trabajar al mismo tiempo. Debo aguardar hasta el momento en que finalice la oración para actuar. La oración me obliga a abandonar la situación en las manos de Dios; me hace esperar. Las Sagradas Escrituras dice:

¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas en mí? Espera en Dios; porque aún he de loarle, salvación mía y Santo dios. Salmos 42:5.

Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti va a ser confundido; van a ser abochornados los que se rebelan sin causa. Cánticos 25:3.

SEGUNDO: La oración aclara mi visión. (Lee la liberación de Agar y también I. en Génesis 21:15-21)

En el sitio donde radico, Santa Cruz Barillas Huehuetenango, se manifiesta de forma frecuente un fenómeno relacionado con lo variable de las condiciones atmosféricas, por causa de su localización justo en la cuenca del Cambalam. Por ser un sitio tan único y peculiar en sus condiciones climáticas, por las mañanas se cierne una espesa neblina que sube desde el Río Ixcán, Río Amelco, Río Crinolina y Río Cambalam, hasta que el sol se hace cargo de deshacer la niebla.

Eso es lo que hace la oración. Cuando uno se enfrenta a una situación ¿no está todo anubarrado? La oración se hace cargo de deshacer esa neblina. Tu visión de aclara para que puedas ver por medio de los ojos de Dios.

TERCERO: La oración calma mi corazón.

Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará el día de hoy con vosotros; porque los egipcios que el día de hoy habéis visto, nunca más para siempre los vais a ver. Jehová va a pelear por vosotros, y vosotros estaréis apacibles. Éxodo 14:13,14.

No puedo preocuparme y orar al tiempo. Hago la una cosa o la otra. La oración me tranquiliza. Reemplaza a la ansiedad por un espíritu calmado. ¡No se puede dar golpes con las rodillas cuando estamos arrodillados!

CUARTO: La oración activa mi fe.

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os va a abrir. Por el hecho de que todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le va a abrir. San Mateo 7:7,8. (Itálicas mías)

Luego de orar estoy más inclinado a confiar en Dios. ¡Y de qué manera soy de roñoso, negativo y crítico, cuando no oro! La oración enciende la fe.

No llenemos sencillamente los márgenes de la Sagrada Escritura con palabras y pensamientos relacionados con las maneras en que un cristiano ora. ¡Hagámoslo! No nos detengamos simplemente en una estéril teología de la oración. ¡Recemos! La oración fue el paso primordial que dio Nehemías en su marcha hacia la dirección efectiva.

  • ¿Encontraste ríos que crees insalvables?
  • ¿Montañas en las que no puedes abrir túneles?
  • Dios se especializa en las cosas que crees imposibles.
  • Él hace lo que otros no pueden hacer.

El Señor es el especialista que precisamos en estas experiencias insuperables e imposibles. Él se recrea en efectuar lo que nosotros no podemos. Pero Él espera que clamemos. Espera que le hagamos la petición. Nehemías solicitó rápidamente la ayuda. Su situación favorita cuando se hallaba en problemas era la situación de rodillas.

¿Cuál es la tuya, estimado lector?

Siguenos y compartenos en Facebook

SIMILAR ARTICLES

0 810

NO COMMENTS

Leave a Reply

*